miércoles, 21 de septiembre de 2016

Brad Mehldau por dos, por Diego Fischerman

Diego Fischerman escribe en Página 12 de hoy sobre los dos últimos discos de Brad Mehldau. En la bajada que precede a la nota se lee: “Con su notable trío, y en dúo con el saxofonista Joshua Redman, respectivamente, el gran pianista lleva el arte de la canción a un punto de belleza y virtuosismo extremos.”

Esa vieja savia creativa

Alguien que llamó a sus primeros discos “El arte de la canción” algo quería decir al respecto. El jazz se basa, en gran medida, en canciones. Y, también, en subvertirlas. Y sus grandes músicos siempre tuvieron claro que una parte del juego implicaba necesariamente a la otra. Si hubiera alguna duda, allí está aquella famosa anécdota de Ben Webster, que interrumpió de golpe un solo, en una grabación, ante la sorpresa de todos, y argumentó que no podía seguir porque había olvidado la letra. Brad Mehldau, uno de los pianistas más importantes de la camada post Jarrett, ha hecho de esa tensión entre una estructura fija –y una cierta información afectiva– y las formas de hacerla elástica una de sus marcas de fábrica. Y en dos discos recién publicados –y ambos editados milagrosamente en la Argentina– lleva ese esquivo arte de la canción –y del jazz– a un punto de belleza y virtuosismo extremos.

En Blues and Ballads Mehldau se presenta con su notable trío, que completan Larry Grenadier en contrabajo y el baterista Jeff Ballard. En Nearness se trata de un luminoso dúo con el saxofonista Joshua Redman. El título remite a dos cosas. A una canción, la hermosa “The Nearness of You”, de Hoagy Carmichael y Ned Washington, que se estrenó en la película Romance en la oscuridad, de 1938 y se convirtió en hit dos años después, en la versión de la orquesta de Glenn Miller con Ray Eberle como cantante. Y, claro, a la indudable cercanía que une a los dos músicos. Mehldau fue el pianista del cuarteto de Redman e intervino en el álbum Moodswing, de1994, antes de comenzar su carrera como líder –más adelante volvería a hacerlo en Timeless Tales (for Changing Times), de 1998–. En 2010, Redman participó del disco Highway Rider, de Mehldau, y en 2013, el pianista tocó, fue uno de los orquestadores y produjo Walking Shadows, del saxofonista.

Pocas cosas son más fáciles, para un músico de jazz, que tocar un blues. Y pocas cosas son más difíciles que expresar algo interesante con él. Algo similar podría decirse de las baladas clásicas del género. Suelen ser tan perfectas en sí mismas, tan tentadoramente “fáciles”, que la dificultad reside es no arruinarlas. O, sin llegar tan lejos, en no poder decir a partir de ellas algo más que lo que la tradición ya ha construido. Y tanto en el disco en trío como en el dúo, parte del secreto del éxito es la exquisita interacción. Mehldau, un pianista que hace del acompañamiento –incluso cuando se acompaña a sí mismo– una voz con peso propio, jamás funciona en un solo nivel de significado.

Sus voces se entrelazan y, a la vez, se entrelazan con las de los músicos con los que toca. Es, a la manera de Oscar Peterson o John Lewis, un maestro sorprendente en conciliar el virtuosismo con el difícil arte de dejar espacios libres –y de crearlos para otros–. Y, en uno y otro disco, trabaja de manera precisa la idea de expansión. En Blues and Ballads, por ejemplo, una secuencia acórdica primaria, como la de “Since I Fell You” (I-IV-V, es decir apenas un acorde resolutivo, uno de tensión media y uno de tensión) se convierte en una exploración de más de diez minutos en la que no hay ni asomo de rutina o repetición. O “And I Love Her”, de The Beatles desemboca en un asombroso ejercicio de exprimentación rítmica.

Como Jarrett, aunque por otros caminos, la recurrencia a temas conocidos –en el caso de Mehldau no sólo los consabidos standards del género sino piezas de Radiohead, Beatles o Stufjan Stevens– es una manera de diferenciar figura y fondo. Es en el contraste con esos trazos reconocibles por la memoria donde se ponen en escena los microscópicos –y siempre sorprendentes– procedimientos de Mehldau. En Nearness, estos “fondos familiares” –un “Ornithology” que no se parece a ninguno anterior, donde las cascadas de notas se convierten en un material de naturaleza esencialmente distinto del de Parker; un “In Walked Bud” que relee a Thelonious Monk desde una jubilosa adivinanza con las acentuaciones– alternan con las composiciones propias, del pianista y de Redman. En unos temas y en otros, prima la creatividad. Esa vieja savia que, todavía, alimenta al jazz.


miércoles, 14 de septiembre de 2016


Sábado 17:  
“MARC RIBOT CERAMIC DOG TRÍO”
21hs en Club Museum – Perú 535 (CABA)
(Entrada gratuita - Se retiran hasta 2 por persona a partir del mediodía del Sábado en Museum)  

Domingo 18:  
“MARC RIBOT SOLO GUITAR”
19.30hs en el Centro de Experimentación del Teatro Colón (Tucumán 1171 - CABA)
(Entrada gratuita - Se retiran hasta 2 por persona a partir de las 10AM del Sábado en boletería del Colón) 




WORKSHOP DE IMPROVISACIÓN POR MARC RIBOT
Dirigido a músicos amateurs y profesionales
(llevar instrumento acústico)
Domingo a las 16hs en el Centro de Experimentación del Teatro Colón (Tucumán 1171 - CABA)

Inscripción gratuita hasta el 16/09 por e-mail: info@usinadelarte.org

sábado, 10 de septiembre de 2016

Jon Ibaragon Quaret, NES y Vincent Segal con Ballaké Sissoko hoy en la Usina

En la bajada del artículo publicado hoy por Diego Fischerman en Página 12 se lee: “El saxofonista es el fundador de Mostly Other People Do The Killing, pero llega a Buenos Aires con el grupo con el que grabó el año pasado el disco Behind the Sky. En el mismo lugar, hoy también habrá shows del trío NES, y del dúo que conforman Vincent Segal y Ballaké Sissoko”.

Estrellas con sonido grupal

No sucede en dos ciudades distintas. Ni siquiera en dos teatros o en días diferentes. Hoy, primero a las 19 y después a las 21, en dos salas contiguas de la Usina (en Pedro de Mendoza y Caffarena, en La Boca), se presentarán dos conciertos con músicos excepcionales. Por un lado, el cuarteto de estrellas liderado por el saxofonista Jon Irabagon. Por el otro, el trío NES, integrado por Nesrine Belmokh, David Gadea y Matthieu Saglio, y uno de los dúos más interesantes y originales de los últimos años, el que conforman el cellista francés Vincent Segal –integrante del nuevo trío de Tomás Gubitsch– y el notable Ballaké Sissoko, un nativo de Mali virtuoso de la kora, un arpa folklórica africana de 21 cuerdas, con un gran resonador de calabaza.

Irabagon, que ganó la competencia Thelonious Monk para su instrumento en 2008 y en 2012 fue elegido músico del año por la New York City Jazz Record, es el fundador de uno de los grupos más irreverentes –y perfectos técnicamente– de la escena del jazz actual, Mostly Other People Do The Killing. Integra también los quintetos de la guitarrista Mary Halvorson y del trompetista Dave Douglas. En su primera visita a Buenos Aires, llega con el mismo grupo con el que grabó el año pasado el disco Behind the Sky y con el que se presentó el mes pasado en el Dizzy Club del Lincoln Center de Nueva York, integrado junto a él por el pianista Luis Perdomo, Yasushi Nakamura en contrabajo y Rudy Royston en batería. El cuarteto volverá a actuar mañana, y el saxofonista y el baterista brindarán además, ese día a las 14 y a las 15.30 respectivamente, clínicas destinadas a músicos y estudiantes.

Con un control poco corriente de su instrumento, Irabagon pasa fluidamente del saxo tenor al alto, y en una de sus producciones más desafiantes de Mostly Other People Do The Killing toca ambos sobregrabados. Y lo hace nada menos que abordando las partes de Canonball Adderley y de John Coltrane en el disco Kind of Blue de Miles Davis. Hasta ese momento, Mopdtk se había limitado, además de a mezclar estilos con la mayor de las libertades, a satirizar las tapas de famosas grabaciones de jazz y las “notas de los especialistas” que en su caso firmaba Leonard Featherwight (el peso de una pluma), en obvia alusión al ensayista Leonard Feather. En Blue, las sesudas notas están firmadas por un tal J.L.B. y se refieren a “Pierre Menard, autor del Quijote”. Se trata, por supuesto, del bueno de Borges y la cita resulta más que pertinente. Blue es el Kind of Blue de Davis vuelto a tocar, nota por nota, y hasta con la famosa entrada de Coltrane fuera del micrófono. Disco conceptual y toma de posición frente a la falta de originalidad generalizada.

El cuarteto liderado por Irabagon no juega por lado de lo conceptual, pero no va en zaga en dominio técnico y en el poderoso sonido grupal. Perdomo, nacido en Caracas y radicado en Nueva York desde 1993, integró el cuarteto de Ravi Coltrane y formó parte de los grupos de Dave Douglas, David Gilmour, Steve Turre, Bryan Lynch y David Sanchez. Royston, texano y graduado con honores en la Universidad de Denver, es también miembro del grupo de Douglas, ha tocado junto a Branford Marsalis, Greg Osby, Ravi Coltrane, John Patitucci y Rudresh Mahanthappa, y ha grabado varios discos con el guitarrista Bill Frisell.

Apenas terminado el concierto de Irabagon en la Sala de Cámara, vale la pena caminar unos metros, hasta el Auditorio principal, para escuchar a la cantante y violoncelista franco argelina Nesrine Belmokh, junto al también violoncelista Matthieu Saglio y el percusionista David Gadea. Sissoko y Segal, por su parte, presentarán el material de sus dos discos, Chamber Music, de 2009, y Musique de nuit, del año pasado, que fue elegido como uno de los mejores discos del año por la prestigiosa revista inglesa Songlines.


martes, 30 de agosto de 2016

Jazz en la Usina del Arte con

  JON IRABAGON Quartet (USA)

Sábado 10 y Domingo 11 de septiembre a las 19hs

Sala de Cámara - Usina del Arte - Caffarena 1 – CABA
Entrada gratuita. Se retiran desde dos horas antes en la boletería de La Usina.



En su primera visita a la Argentina, el saxofonista Jon Irabagon se presenta el 10 y 11 de septiembre en la Sala de Cámara de La Usina junto a su cuarteto integrado por el venezolano Luis Perdomo en piano, Yasushi Nakamura en contrabajo y Rudy Royston en batería. Se trata de una formación muy ajustada y de elevada calidad técnica, jazz de alto vuelo que viene girando en Estados Unidos desde hace varios años.

El domingo 11 Irabagon ofrecerá una clínica a las 14hs, Conceptos de improvisación; mientras que Royston hará lo suyo con La batería en el jazz a las 15.30hs. Ambas clínicas están dirigidas a músicos amateur, profesionales y/o estudiantes de música que toquen cualquier tipo de instrumento; se realizarán en la Sala de Cámara de La Usina con inscripción previa a través de info@usinadelarte.org hasta el 9/09. Capacidad: 200 vacantes.



JON IRABAGON: Ganador en 2008 de la muy prestigiosa “Thelonious Monk Saxophone Competition”, y de las categorías “Rising Star” como saxo tenor y saxo alto en la revista “Down Beat”, ocupa hace varios años un lugar muy destacado en la escena jazzística neoyorquina.  La amplitud de sus intereses musicales queda evidenciada en las distintas formaciones que integra en calidad de miembro estable; entre ellas, “Mostly Other People Do The Killing”, el Mary Halvorson Quintet, el quinteto del trompetista Dave Douglas y el Barry Altschul´s 3Dom Factor.

LUIS PERDOMO: Nacido en Caracas y radicado en Nueva York desde 1993. Participó en la grabación de más de 200 discos. Durante 10 años fue integrante del cuarteto de Ravi Coltrane. Al margen de tocar como sideman de Dave Douglas, David Gilmour, Steve Turre, Bryan Lynch y David Sanchez entre otros, desarrolló una interesante carrera solista. Lleva editados una decena de discos solistas con distintas formaciones, algunos de ellos a través del prestigioso sello Criss-Cross.

RUDY ROYSTON: Graduado con honores en la Universidad de Denver, el baterista tejano Rudy Royston es un activo participante de la escena jazzística de Nueva York. Ha tocado junto a músicos de la talla de Branford Marsalis, Greg Osby, Ravi Coltrane, John Patitucci y Rudresh Mahanthappa. Artista muy versátil, ha grabado varios discos con distintas agrupaciones lideradas por el guitarrista Bill Frisell; es desde hace varios años -además- miembro estable del quinteto del trompetista Dave Douglas.